miércoles, 16 de enero de 2013

Resumen: El joven y el caballero.

Había una vez un joven llamado Ferrán que trabajaba para un importante caballero. El joven era trabajador, realizaba las tareas con eficacia... Un día, durante una conversación el caballero descubrió de que Ferrán (el joven) era aficionado a escribir y que al final del día hacía un comentario. El caballero le pidió al joven que si le quería dejar leer sus escritos y desde ese momento el caballero se acostumbró a leer sus escritos.


Una tarde, el caballero recibió una visita de un desconocido. Ferrán se quedó como una estatua junto a la puerta. El desconocido le contó al caballero que quería formar una empresa, que trataba de: una piedra llamada la piedra filosofal, que era una sustancia capaz de convertir cualquier metal en oro. El desconocido consiguió convencer al caballero para que le diera quinientos ducados para ir a Italia.


El caballero le dio al desconocido los quinientos ducados. Pasó el tiempo y el caballero le dijo a su criado que hacía mucho tiempo que no leía ninguno de sus escritos y el joven le dio la libreta al caballero. El caballero se dio cuenta de un comentario que decía: "Ayer, mi señor hizo una gran necedad. Vino a verlo un alquimista y, para mi sorpresa, le entregó quinientos ducados. Ese hombre es un embaucador..." El caballero le preguntó al joven que si creía que eso que hizo fue una necedad, y el joven seguía con su idea de que ese hombre no volvería y que si se equivocaba, rectificar es de sabios.


Opinión: Me parece que esta historia ingeniosa está bien, porque mientras engañaban al caballero el joven se estaba enterando de que todo era mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario